28
May
2013

Se amplía la imputación de cuatro de los policías acusados por la muerte de Daniel.

Escrito por ambru el 15:01 4 comentarios
Categoria: Noticias

Tras la última audiencia debate, la Asociación Miguel Bru consideró necesario ampliar la imputación para cuatro de los cinco policías acusados por la muerte de Migone en noviembre de 2005, lo que complica cada vez mas su situación. Así, se juzgará por privación ilegal de la libertad coactiva con resultado muerte intencional por medio de torturas a Díaz Zapata como autor y a Espósito, Toloza y Falcón como partícipes necesarios además de torturas seguidas de muerte y omisión de evitarlas. El debate fue suspendido hasta el jueves a las 10.00 hs a pedido de una de las defensas.
villarruel_chiorazzi_.jpgLa Asociación Miguel Bru a través de su letrado, Fabio Villarruel, realizaron el pedido por entender que tras la audiencia del viernes, surge que al menos un funcionario policial (Oficial de control de patrullas) contando con al colaboración de la menos otros tres funcionarios (Jefe de turno, Cabo de guardia e Imaginaria de calabozo) que prestaban servicios en la novena, “sustrajo de la vía pública y retuvo en la dependencia, privando así de su libertad personal, a Daniel Migone con el fin de que este tolere contra su voluntad la falsa imputación de tres ilícitos contra la propiedad, a sabiendas que los mismos habían sido perpetrados por otros”.
defensa_policias_.jpg Además Villarruel explicó que para sostener esas falsas imputaciones los funcionarios se valieron “de la inserción de falsas declaraciones en instrumentos públicos, de la supresión y destrucción de instrumentos públicos así como del apoderamiento ilegítimo del teléfono nextel que pertenecía a Daniel”- y que fue “plantado” en un automóvil para adjudicarle el robo.
Asimismo declararon otros dos testigos que estuvieron detenidos aquella noche. Uno de ellos ratificó que escuchó los gritos y patadas de Daniel sobre la puerta y que poco después lo vio tendido en la celda de contraventores con la campera de jean a un metro y medio de distancia.

27
May
2013

Evalúan pedido de sumario para el resto de los policías de la novena

Escrito por ambru el 16:12 4 comentarios
Categoria: Noticias

Desde la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia evaluarán pedir a Asuntos Internos la formación de un nuevo sumario, respecto de varios de los policías que se encontraban de servicio la noche de la muerte de Migone en la Comisaría Novena y que aún no han sido imputados en la causa.

Mañana a las nueve de la mañana, continúa en los Tribunales de 8 entre 56 y 57, el juicio en el que el TOC4 -compuesto por los Jueces Juan Carlos Bruni, Emir Caputo Tártara y Ernesto Doménech- juzga a cinco policías de la Comisaría 9na de La Plata por torturas seguidas de muerte y omisión de evitar torturas tras la muerte de Daniel Migone, en noviembre de 2005.

Los imputados son los ex policías Daniel Guillermo Espósito; el imaginaria de calabozos Carlos Ariel Tolosa; el jefe de turno, Capitán Marcelo Fabián Falcón; el teniente Luis Díaz Zapata y la oficial de servicio, María Valeria Maciel. La familia Migone es representada porla Asociación Civil Miguel Bru a través de su letrado Fabio Villarruel, y el Agente Fiscal es el Dr. Martín Chiorazzi.

En las distintas jornadas participaron veedores de entidades y organismos de derechos humanos, como Madres de Plaza de Mayo, la Comisión Provincial por la Memoria, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, la Secretaría de Asuntos Institucionales del Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires, y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia. El abogado Aníbal Hnatiuk, representante de esta entidad, consideró tras la audiencia del viernes que “a partir de lo que venimos observando, es claro que no ha surgido ningún elemento que vincule a Migone con los delitos que le imputaron, que no fueron otros que los usaron de excusa para justificar su presencia en la comisaría 9na. Es evidente que varios agentes policiales podrían haber colaborado en el fraguado de la detención de Migone y en la preparación de una escena ficticia sobre su muerte, para proteger a los autores”.

El letrado se refirió a los testimonios de Lopresti y Armenti, que la semana pasada echaron por tierra la escenografía montada por funcionarios policiales, de los cuales varios no han sido imputados en este crimen y continúan prestando servicios en la fuerza policial. Para Hnatiuk, son claras las maniobras que habrían realizado al menos tres policías para plantar el teléfono de Migone en el auto de Lopresti y acusarlo de haber violentado ese vehículo. En las audiencias pudo verse que estos funcionarios forzaron las puertas del auto y el baúl, se apoderaron de un neumático y un estéreo y los dejaron en un cantero próximo al lugar, e hicieron un puente al arranque, para simular una tentativa de robo. Una vez que armaron esa escena, tiraron el Nextel de Migone en el interior del auto. “Podría pensarse que Daniel estaba cautivo en la comisaría por hechos fraguados por la propia policía y que dentro de ese marco de violencia e ilegalidad institucional, fue sometido a las torturas que lo privaron de su vida”, afirmó Hnatiuk.

El abogado adelantó que se evaluará la posibilidad de que desde de la Secretaría de Derechos Humanos se eleve un pedido a Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad y Justicia para que investigue el rol de funcionarios policiales que si bien aún no están imputados, durante el juicio ha surgido evidencia suficiente de que participaron en el fraguado de la detención de Migone y en la preparación de una escena ficticia para simular un suicidio.

Durante las jornadas ninguno de los funcionarios policiales que pasaron como testigos lograron ponerse de acuerdo en una sola versión. La mayoría de sus declaraciones son llamativamente contrarias a las que realizaron durante la instrucción de la investigación. La jornada del 8 de mayo terminó con un procesado por falso testimonio, mientras que otros en las audiencias repitieron endebles respuestas como “no recuerdo”, “no presté atención”, “no podría decirle”.
Hnatiuk explicó “Consideramos necesario elevar a las autoridades y a Asuntos Internos una requisitoria para que evalúen sanciones en caso de que se acrediten tales irregularidades y falsos testimonios.”

Por su parte, Rosa Schonfeld de Bru, presidenta de la Asociación Miguel Bru sostuvo que “es evidente que los testigos están presionados, los que estaban detenidos esa noche tienen miedo, en su mayoría son vulnerables y saben que pueden volver a caer con una causa armada y sufrir una golpiza en una comisaría. Y los policías que declararon como testigos cuando no se contradicen sufren pérdida de memoria”.

24
May
2013

Una jornada que rozó el surrealismo

Escrito por ambru el 17:36 3 comentarios
Categoria: Noticias

Hoy declaró el policía Verón, complicando aún más a los imputados. Además, dio su testimonio la última de las víctimas de los robos que se le trataron de adjudicar a Daniel. Tras el final de una jornada que por momentos rozó el surrealismo, no quedó ni un sólo elemento que vinculara a Migone con los delitos que le imputaron y quedó a la luz el modus operandi del armado de las causas. Las audiencias continúan el día martes a las 9 de la mañana en los Tribunales de calle 8 entre 56 y 57.

oficial_veron.jpg El oficial Verón fue señalado por varios de sus compañeros como uno de los policías que estaba en la zona del calabozo de contraventores cuando el imputado Espósito encontró ahorcado con su campera de jean a Daniel Migone el 10 de noviembre de 2005.
Esta mañana Verón prestó su testimonio. Cuando llegó miró a los acusados, y tras un guiño de ojos con Espósito se sentó frente al estrado. Se confesó torpe y bruto, para excusarse de las constantes evasiones a las preguntas de las partes. “No se qué es lo que quieren preguntar”- repetía constantemente, como tratando de entender. “Sólo queremos que nos responda concretamente lo que le estamos preguntando.” -le aclararon desde el Tribunal.

recontruccion.jpg Según contó, el Oficial bajó a la Comisaría con ganas “de ir al baño porque estaba descompuesto” -al tiempo que aclaro sin que nadie se lo pregunte-, “que si no fue a una estación de servicio, fue porque todos sabemos cómo están esos baños”. Antes ingresó hasta el Casino de Oficiales por una puerta que debía estar cerrada con llave, pero que en ese momento estaba abierta. Allí lo vió a Espósito yendo hacia el calabozo donde tenían demorado a Daniel, para que el oficial Fuerte lo llevara al cuerpo médico por indicación del imputado Díaz Zapata. “Se me lesionó el preso”- contó que le dijo después de abrir con la llaves la puerta del calabozo. Entonces Verón se arrimó hasta ahí y lo vio tendido en el piso. Él es la única persona hasta ahora que refirió que lo vio con la campera de jean atada al cuello. De hecho reconstruyó la escena con una persona que estaba entre el público, hecho que sin duda será determinante para este juicio, porque quedó muy graficada la idea de la imposibidad de que alguien se pueda ahorcar de esa forma, descontando claro que las pericias forenses ya determinaron que Daniel murió por asfixia mecánica compatible con la acción de un tercero y que tenía signos de tortura.

Entonces Verón salió corriendo “como un torpedo” a pedir ayuda, según él mismo contó. Llamaron a una ambulancia y volvió hacia el calabozo detrás de sus compañeros, el oficial de control de patrullas Díaz Zapata y el oficial Pratto, que en su declaración de la semana pasada omitió mencionar al imputado. Allí también estaba Toloza. La campera ya no estaba, o si, pero no en su cuello, no lo recuerda muy bien. Y de allí en más nadie sabe qué pasó con la prenda. Lo cierto es que el testigo dice que llevaron a Migone al hospital “en un acto humanitario” y que desde ese momento tiene “un punto ciego” y no recuerda nada más.

Ante tanta ida y vuelta, pero sobre todo antes tantas precisiones desfavorables para la situación de los acusados, la defensora Crucet acercó su oído a Toloza y pidió al Tribunal dar una información que podría explicar porqué el testigo no sabía decir muy bien algunas cosas; es que había sufrido una tragedia familiar- que ventiló en el juicio- que quizás le estuviera obnubilando el recuerdo. Sin embargo cuando fue preguntado por los Jueces sobre esta posibilidad, el testigo dijo claramente que no, que no era eso, sino que se sentía un poco responsable por lo de Migone. ¿Y esto porqué? Le preguntó el Presidente del Tribunal. Y respondió con algunas otras evasivas para finalmente decir que no había podido hacer nada para salvarlo, y que tal vez fue su error sacarlo para llevarlo al hospital.

Para este punto el testigo respiraba con cierta dificultad. El Señor Agente Fiscal Martín Chiorazzi, el representante del particular damnificado y la defensa de los imputados estaban enervados de preguntar una y otra vez las mismas cuestiones obteniendo raramente alguna respuesta. De hecho la Dra. Crucet hasta intentó con lo que podría haber sido un chiste sexista o una confesión de parte, para ver si el testigo reaccionaba; “Verón no vaya a pensar que estoy elucubrando, mis preguntas son muy sencillas, no me da la cabeza para tanto, soy mujer”- afirmó para sorpresa de las presentes. Aún así, Verón seguía algo confundido aunque finalmente logró salir de la sala sin demoras, no sin antes claro está, abrir y cerrar puertas con los vientos huracanados que surcaban su angustiosa mente.

Después declaró la última de las personas afectadas por la seguidilla de robos que aquella noche le cargaron a la cuenta de Daniel. Así, la Sra. Armenti dijo que “estaba declarando porque me habían robado algunas cosas del auto, y en eso hubo un alboroto en la sala de espera y hubo corridas. Después vi que las mujeres policías estaban llorando. Les pregunté por qué lloraban, y me dijeron que había muerto el detenido. Estaban preocupadas porque los iban a investigar”- recordó. Además dijo que el auto tenía sangre en la parte de afuera de la carrocería del lado del conductor (según la autopsia, Daniel no tenía heridas sangrantes en ninguna parte del cuerpo). Reconoció también como suya la calculadora que un testigo hoy ya fallecido y supuesta víctima de otros dos robos que la policía quiso endilgar a Migone había reconocido como de su pertenencia. Este testigo- cuya declaración hoy se incorpora por lectura a la causa- supo reconocer falsamente como propia no sólo la calculadora sino también el estereo que pertenecía a la señora Armenti.

Pero lo más sorprendente para todos los presentes, fue sin lugar a dudas cuando le volvieron a leer a la testigo el testimonio que aquella misma noche le tomaron los hoy imputados y por aquel tiempo auto heregidos en investigadores (del suicidio que acababan de consumar) respecto de la muerte de Migone. Ese día le hicieron firmar una declaración dónde aparece escrito como un textual suyo que, “pudo saber que a razón de varios delitos ocurridos en la zona, efectivos policiales habían aprehendido a una persona de sexo masculino de nombre MIGONE DANIEL OSCAR, quien en circunstancias en que la dicente se encontraba en la oficina, puede observar que un efectivo policial manifestó que el aprendido quien se hallaba muy alterado, ya que gritaba diciendo que quería salir, que no había hecho nada, había atentado contra su vida”.

El Tribunal, en la persona del señor Juez Ernesto Domench, le preguntó esta mañana si supo el nombre de quien estaba detenido por el supuesto robo de su auto. Su respuesta fue contundente :“No, no lo supe”. Y así fue que voló por la sala de audiencia la respuesta a muchas preguntas que el lector podrá inferir con sencillez tras todas estas pistas ¿Cómo habría ido a parar a la declaración de la señora Armenti el nombre completo de Daniel?

23
May
2013

A Daniel le armaron la causa del teléfono

Escrito por ambru el 15:47 2 comentarios
Categoria: Noticias

Novena Jornada del Juicio por la muerte de Daniel Migone

En la jornada de hoy declaró la dueña del auto dónde habría aparecido el celular de Daniel y quedó demostrado que fue un objeto “plantado” en la escena para sumarle otra causa por robo que justificara su detención. También declararon una empleada administrativa, una médica y una enfermera del Hospital San Martín y volvieron a ratificar que Migone fue ingresado muerto al nosocomio. Estuvieron presentes veedores de la Comisión Provincial por la Memoria, la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia. Las audiencias continúan mañana viernes a las 9 de la mañana.

imputados.jpg Es por el juicio que se sigue contra cinco ex policías de la comisaría 9na imputados por torturas seguidas de muerte y omisión de evitar torturas*. Tras nueve días de debate la versión policial que intentó instaurar que Daniel se había suicidado con su campera de jean está cada vez mas desarmada. Esta mañana declararon tres trabajadoras del hospital San Martín y coincidieron en que la policía llegó aquella noche en una camioneta, diciendo que traían a un paciente. “Cuando me acerqué, noté que no era un paciente, era un óbito”- dijo la neurocirujana, primera persona en entrar en contacto con él. “Tenía midriasis bilateral, estaba en paro respiratorio, cianótico (azulado) y su piel estaba fría”- recordó “Todo esto daba la impresión de que el paro no lo hizo frente al hospital sino antes”. Además dijo que uno de los policías le comentó que lo traían de la calle y que podía tener una sobredosis porque estaba “muy drogado”, aunque momentos después dijo que en realidad venía de un calabozo de la comisaría. Al tiempo que afirmó que mientras unos policías sostenían que Daniel se encontraba en esa situación hacía diez minutos, otros afirmaban que hacia cuarenta. Los testigos que pasaron hasta ahora frente al Tribunal, inclusive los policías, dijeron que Migone estaba tranquilo y no tenía siquiera olor al alcohol.

Pero el testimonio mas significativo de esta jornada fue el de la joven que habría sufrido el robo de algunos objetos de su automóvil. La muchacha contó que cerca de las seis y media de la madrugada un vecino la despertó diciendo que la policía estaba con su auto, porque habían tratado de robarlo. “Cuando bajé estaban con un polvo blanco que me dijeron que era para detectar huellas digitales.” Después la llevaron a la comisaría y le tomaron la denuncia por el robo. No se acordó de que le hayan mostrado un estéreo y una rueda de auxilio, pero si recordó vívidamente que le exhibieron un teléfono nextel. Lo importante es que la mujer contó que les dijo que no era suyo después de las seis y media de la mañana, lo que permite reconstruir que el único modo que tuvo la policía de vincular ese celular con un robo- supuestamente obra de Daniel- fue que ellos mismos lo hayan llevado hasta aquel auto, teniendo en cuenta que el imputado Tolosa admitió durante su indagatoria que cuando Migone fue detenido e ingresado a la medianoche a la comisaría tenía el teléfono nextel negro en su poder.

“Siempre fue extraño de creer que sin denuncia previa la policía encuentre un automóvil forzado y justo adentro encuentran el teléfono de Daniel” – sostuvo Rosa Bru. “Desde el principio supimos que esto era una escena armada, hoy comienza a saberse la verdad”.

Por su parte el abogado de la Asociación Miguel Bru Fabio Villarruel comentó tras la jornada que “Quedó demostrado a lo largo de los testimonios y mucho más con la testigo de hoy que a Daniel le armaron la causa del teléfono, que plantaron el celular en un auto para vincularlo como autor de robo también de ese auto. Hace ocho años que esperábamos demostrar esto, y siempre nos hicimos la misma pregunta ¿qué sentido tendría armarle la causa a un muerto? y la respuesta es de una obviedad que estremece, no tenían como justificar que Daniel estuviese en el interior de la comisaria. Esto también demuestra, tal como lo sostuvimos durante ocho años, que de los que están imputados no sobra ninguno, pero está cada vez más claro que no son todos.”

22
May
2013

Charla: La democratización de la justicia

Escrito por ambru el 00:32 4 comentarios
Categoria: Noticias

mayo-22-invitacion_baja_-1.jpg