26
Jul
2015

Confirmaron el procesamiento de los asesinos de Marcelo Montenegro

Escrito por ambru el 15:50 2 comentarios
Categoria:

Por Catalina Dowbley

La Sala V de la Cámara en lo Criminal y Correccional, confirmó el procesamiento de los tres policías que intervinieron en el asesinato de Marcelo Montenegro. Tres años después de idas, vueltas y reveses judiciales, por fin se hizo lugar al pedido de la familia de Marcelo Montenegro, representada por la Asociación Miguel Bru, y se ratificó el procesamiento de los tres policías que participaron del operativo que terminó con la vida del pibe de Ciudad Oculta, quedando la causa a las puertas de un juicio oral y público.

“Siempre estuve segura de que iba a tener la posibilidad de poder saber la verdad, ahora cuento los días para poder llegar al juicio” dijo Rosa Montenegro. “Esta decisión es el reconocimiento a la lucha y la perseverancia de la familia y el trabajo de los abogados de la causa, es la prueba de que si se pelea se puede. Cuando me enteré me emocioné mucho, siento a través de Marcelo la lucha por Miguel” declaró rosa Bru, presidenta de la Asociación Miguel Bru (AMB).

Emmanuel Díaz, Mario Medina y Diego Calderón son los tres oficiales de la comisaría 48 de la Ciudad de Buenos Aires, que hoy se encuentran procesados por el delito de homicidio agravado “por ser miembros de una fuerza policial y haber abusado de sus funciones”.

“Tres años y tres absoluciones después procesaron por homicidio agravado a los tres policías acusados del homicidio de Marcelo. A partir de esta medida se logró revertir la rutina judicial de convalidación acrítica de las actas policiales, ya que la versión policial va a poder discutirse en juicio oral y público”, explicó Nahuel Berguier, abogado de la AMB.

En tres oportunidades los imputados habían sido sobreseídos en primera instancia, pero las apelaciones presentadas por los abogados de la AMB , ordenaron la continuidad de las investigaciones. Finalmente, y luego que se ordenara el cambio de Juzgado de Instrucción, tres años después del asesinato de Marcelo Montenegro la justicia procesó a los tres imputados, lo cual fue ratificado en segunda instancia. Ahora la causa, a cargo del Juzgado de Instrucción nº 38 – de la jueza Wilma Lopez- llegará a juicio oral y público.

La bala que salió del móvil 148 de la Policía Federal atravesó el baúl, el asiento trasero, el asiento del acompañante y fue a parar directo al tórax de Marcelo Montenegro. Era la noche del 7 de julio de 2012. Los efectivos de la comisaría 48° perseguían un Renault Twingo dorado en el que viajaban Montenegro y un amigo, supuestamente sospechosos de un robo.

Un tiro acabó con la vida del Pela- como solían llamar a Marcelo- y dejó destrozada a su familia. Ya no fue él quien paseó el nombre de su madre tatuado en el brazo por los pasillos de la Villa 15. Ahora Rosa, su mamá, era quien caminaba con un cuadernito en el que anotaba los datos de la investigación personal que empezó para reconstruir lo que ocurrió aquella noche.

Estudió cómo impactaron las balas en el auto, habló con los vecinos. La versión policial decía que los dos pibes iban armados y que dispararon contra el patrullero. Los vecinos dijeron que el Twingo hizo una mala maniobra y chocó contra un paredón, que fue ese el momento en que los policías comenzaron a disparar.

Entre las irregularidades cometidas esa noche una de las más llamativas es que los hechos ocurrieron alrededor de las 3.30 de la madrugada, pero el juez dispuso la intervención de la Gendarmería trece horas más tarde. La comisaría 48, la misma a donde pertenecían los tres policías ahora imputados, fue quien quedó a cargo de la conservación de la escena y las pruebas.

La autopsia determinó Marcelo Montenegro tenía una herida de paso de proyectil sobre los labios. Una herida que no concuerda con la dirección de los tiros en una persecución. El supuesto arma que llevaba Montenegro no fue encontrada en la escena del crimen, sino unas cuadras más allá, y la descubrieron en un rastrillaje que comandó la misma comisaría.

El Pela tenía 21 años, hacía changas, trabajaba en la panadería del barrio y como ayudante de albañil. Desde esa madrugada ya no lo vieron más caminando por la villa 15 ni en la canchita. Cinco tiros impactaron contra el auto en el que viajaba aquella noche, uno alcanzó para arrebatarle la vida.

1
Jul
2015

Entrevista a León Gieco y Rosa Bru

Escrito por ambru el 15:27 3 comentarios
Categoria:

Entrevista realizada por los alumnxs de periodismo de la Casa de Cultura y Oficios Miguel Bru

“La lucha de Rosa Bru y Miguel han salvado a miles de chicos de que los mate la policía”, lo dijo en cantautor León Gieco en una entrevista exclusiva con los estudiantes del taller de Medios de la Asociación Miguel Bru, luego del recital que dio a beneficio de esa institución el domingo 14 de junio en el teatro Argentino de La Plata.

Durante el concierto, que fue también un homenaje a Rosa, la facultad de Periodismo de esa ciudad le entregó el premio Rodolfo Walsh por su lucha contra la violencia institucional. Gieco destacó que la mamá del estudiante platense desaparecido en 1993 es una “resiliente”, porque transformó su tragedia personal en un emblema de justicia. “Quién iba a saber que ella iba a luchar toda su vida, que se iba a convertir en alguien popular, alguien que si se para frente a una comisaría es un dolor de cabeza para los policías. Y lo hizo saliendo a la calle, si no se plantaba con ese trailer frente a Tribunales yo no hubiera ido a saludarla porque no la hubiera visto”, dijo el músico sobre ella.

Durante el recital hubo momentos de gran emotividad, cuando los estudiantes del taller subieron al escenario para cantar Sólo le pido a Dios, junto a Gieco, y poco antes habían sostenido un cartel que decía “¿dónde está Clara Anahí Mariani?”, en alusión a la nieta que Chicha Mariani busca desde hace 38 años. En el inicio también había sido intensa la ovación del teatro lleno cuando recibieron a Rosa Bru y a Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Aunque ya estaban a punto de partir, arriba del micro, los estudiantes tuvieron finalmente la oportunidad de conversar con el artista, quien habló de sus inicios, de su apodo, la libertad de tocar a beneficio y su historia común con Rosa Bru.

“Todo empieza cuando uno se compra una guitarra, pero no alcanza eso, puede que haya alguna influencia familiar, yo subí al escenario del colegio a los siete años, y a los dieciocho me vine a Buenos Aires”, relató Gieco.

–¿Por qué elige hacer canciones populares?
–Uno hace canciones, es la gente que las hace populares porque las elige.

–¿Qué consigue haciendo un recital a beneficio?
–Soy un agradecido porque aparte de tocar comercialmente puedo darme el lujo de tocar para personas que lo necesitan. Es mucho mejor, no hay dinero de por medio ni compromisos, hay pura libertad, satisfacción de hacer algo por alguien y no hay nada más aburrido que no hacer nada por nadie. La verdad, la gente casi nunca hace nada por nadie.

–¿Cómo conoció a la Asociación Miguel Bru y cómo decidió ser su padrino?
–Primero conocí a Rosa en su lucha y por la búsqueda de su hijo y justicia. Rosa hizo la Asociación y el Taller.

(En ese momento responde Rosa)

–El ideólogo de la Asociación es León, vino a tocar a La Plata sobre la vereda del Rectorado, quería saber qué hacíamos, y fue él quien dijo ‘vamos a hacer una asociación para que otros casos no estén solos’, porque no todos los casos tienen una facultad detrás como teníamos nosotros, la facultad de Periodismo.

–¿De dónde viene su apodo?
–Yo había roto un instrumento y me dijeron que era el rey de las bestias, de los animales, de ahi León. Son esas cosas misteriosas, suenan graciosas. A los 15 días de ponerme ese apodo hasta mi mamá me llamaba León. Mi nombre es Raúl Alberto Antonio Gieco. Si tuviera la posibilidad de cambiarme el nombre lo haría. León es un nombre ruso muy antiguo que volvió a estar de moda. A veces me dicen ‘mi hijo se llama como vos’, pero yo me llamo Raúl (risas).
–¿Sería su nombre artístico?
–Claro.

–Rosa, ¿qué sintió cuando recibió el premio?
–Sentí vergüenza, siempre pienso cómo agradecer a la facultad. Me siento honrada, no esperaba todo lo que me dijeron (por un video que fue exhibido y que la emocionó).

–León ¿cómo es tocar con famosos?
–Es un regalo de la vida, dentro de la problemática de ser cantante en esta realidad. Igual que Rosa, si no le hubiera pasado lo que le pasó no seria tan conocida y amada, claro tendría a su hijo (Rosa dice “obvio”). Rosa es popular, pero hay un montón de madres que pasan por lo mismo y se resignan. Ella no, porque es una resiliente, salió a la calle y se instaló ahi con su trailer (Gieco se refiere al año 2000 cuando Bru exigía la condena firme del asesino de Miguel por parte de la Cámara de Casación).

1
Jul
2015

Presentaron un manual para actuar frente a la violencia institucional

Escrito por ambru el 15:11 2 comentarios
Categoria:

Publicada en Infojus Noticias
Foto1: TELAM. Foto 2: Sec de Prensa Facultad de Periodismo y Com. Social UNLP

Está destinado a docentes, niños y adolescentes. Allí se explican cuáles son sus derechos y cómo actuar frente a las formas más graves de violencia institucional. “A mí me quedó la experiencia de no saber dónde recurrir”, dijo Rosa Bru.

manualddhhfacufototelam.jpg Derecho a circular libremente y a expresar opiniones, derecho a no ser detenido sin orden judicial y derecho a llamar a un abogado. Esos son algunos de los puntos destacados del manual “Los derechos humanos frente a la violencia institucional”, que se presentó hoy en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de la Plata. El texto, que llegará a las escuelas primarias y secundarias de todo el país, fue elaborado por equipos de los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y de Educación de la Nación.

El manual, que puede ser descargado del sitio educ.ar , presenta una propuesta pedagógica a partir de una definición de la violencia institucional que contempla las formas más graves de vulneración de derechos de las niñas, niños y adolescentes, como las detenciones arbitrarias o distintas formas de apremio que utilizan los integrantes de las distintas fuerzas.

manualviolenciafotofacu.jpg En el aula 25 de la unidad académica, Rosa Schönfeld de Bru, madre de Miguel Bru, y Raquel Witis, madre de Mariano Witis, dieron testimonio sobre la desaparición y el asesinato de sus hijos en manos de la policía de la provincia de Buenos Aires, en plena democracia. “A mí me quedó la experiencia de no saber dónde recurrir”, dijo Rosa, tras recordar que para buscar a su hijo lo primero que hizo fue recurrir a la policía, la misma fuerza que se lo arrebató. Recalcó por eso la importancia de que el manual también llegue a los padres.

Raquel contó cómo se trabajó desde el área jurídica de la Secretaría de Derechos Humanos para la elaboración del manual que define la violencia institucional. “Nos referimos a situaciones que involucran necesariamente tres componentes: prácticas específicas (asesinato, aislamiento y tortura, entre otras), que llevan adelante o para las que prestan complicidad determinados funcionarios públicos, en contextos de restricción de autonomía y libertad (situaciones de detención, de internación y de instrucción)”.

“Cuando un funcionarios del Estado abusa de su poder y niega derechos estamos ante una violación a los derechos humanos”, dijo Raquel y resaltó: “Para saber cuándo esto sucede, tenemos que conocer nuestros derechos y cómo tiene que ejercer las acciones el funcionario”.

Seguidamente enumeró: “hay que recomendarles a los jóvenes que salgan con documentos a la calle” y acto seguido remarcó que “todos tenemos derechos a reunirnos en plazas, a cuestionar o reclamar pacíficamente, y a dar nuestras opiniones”.

Antes, Jorge Jaunarena, el secretario de Derechos Humanos de la facultad que se había encargado de presentarlas, remarcó la importancia de que este trabajo llegue a manos de los más jóvenes que “son las principales víctimas de la violencia institucional”. Recordó que, según el último informe de la Casación Penal bonaerense, el 96% de los niños y niñas que se encuentran en situaciones de detención sufrieron violencia por parte de los funcionarios que deberían velar por sus derechos.

El coordinador de los Programas para la Inclusión Democrática en las escuelas del Ministerio de Educación, Gustavo Galli, como el director de Formación en Derechos Humanos de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Matías Moreno, destacaron al manual como parte de las políticas públicas de promoción y protección de los derechos humanos que lleva adelante el Estado nacional.

Galli aseguró que “este manual no podría haber llegado a las escuelas sin un marco de políticas públicas de promoción y respeto por los derechos humanos y de memoria que así lo favorezcan”.

“Para que esto no suceda más tenemos que profundizar la democracia y también educación, en términos de la memoria”, afirmó. Como ejemplo, sobre el rol de la institución educativa, recordó la lucha por la memoria de Ezequiel Demonty, arrojado por la policía al Riachuelo desde un puente que, ahora, por iniciativa de sus compañeros lleva su nombre.

Moreno, por su parte, se refirió al manual como una herramienta para dar la batalla cultural contra el sentido común que hoy “estigmatiza a ciertos grupos” para legitimar la violencia institucional dirigida a esas clases subalternas. “Por el contrario, queremos que una cultura de derechos humanos atraviese a todas las instituciones”, dijo.

Una guía sobre derechos y cómo ejercerlos

El manual destaca el derecho que tiene todo habitante a circular libremente y expresar libremente sus opiniones, enseña que nadie puede ser detenido sin orden judicial correspondiente y detalla que en caso de ser detenido asiste el derecho a negarse a declarar, a negarse a la extracción compulsiva de sangre y a negarse a reconocer objetos secuestrados.

También enseña que los jóvenes tienen derecho a llamar a un abogado; que si son menores deben ser comunicados de manera inmediata con sus padres y en el caso de ser una mujer la detenida, ésta no debe ser “cachada” por un varón y precisa que la revisación “no incluye revisación ginecológica”.

El cuadernillo incluye una serie de actividades que el docente puede plantear a sus alumnos para trabajar cada uno de los aspectos vinculados a la violencia institucional; provee casos típicos de violencia institucional y prevé que los niños y adolescentes analicen el rol de los medios de comunicación en la cobertura de hechos de violencia institucional.

En la primera sección, se presentan los núcleos centrales de la noción de violencia institucional desde el paradigma de los derechos humanos. En la segunda sección hay algunas orientaciones generales para la intervención educativa y en la tercera una serie de actividades facilitadoras para trabajar con los y las alumnos/as. Si bien las mismas están diseñadas de modo secuencial, pueden ser utilizadas por separado o en distinto orden.